¿Por qué mis mezclas no suenan como las del grupo que me gusta?

Por: Ing. Carlos Ríos Zúñiga

Gracias a los avances tecnológicos de emulación en el mundo del audio, tenemos a la mano grandes herramientas muy poderosas que anteriormente solo las podrías utilizar si tuvieras la fortuna de trabajar en un estudio de grabación profesional o que el dinero no fuera problema y te pudieras comprar todos esos magníficos racks de procesamiento para TODOS tus canales.

Ahora con un decente Home Studio puedes tener “ilimitados canales” e “ilimitados procesos”.El problema que surge con esto, es que hay una gran mayoría de usuarios que están procesando con cualquier cosa para ecualizar, comprimir, reverberar y nivelar creyendo que todas las herramientas, sin importar el desarrollador, son iguales. Al final, una producción realizada con este tutifruti de herramientas, resulta pálida, carente de panorámica, sin presencia, sin profundidad, sin dinamismo y el aspirante a ser un profesional se siente frustrado por no sonar como el grupo que le gusta.

Por ello es muy importante obtener una guía adecuada sobre el uso de estas herramientas súper-específicas y así obtengas ese excelente sonido que estás buscando. “Lo importante no es ver lo que se genera sino escuchar lo que se percibe” Carrash.

¿Por dónde comenzar?

Para obtener un excelente resultado en tus mezclas, debes de tomar en cuenta tres puntos primordiales:

  1. Tener muy en claro el sonido al cual deseas llegar y esto se logra escuchando música, escuchando música y escuchando música. No necesariamente la que más te gusta, entre más crezcas tus horizontes en los géneros musicales más se te abrirá el oído.
  2. Hacer un análisis y un estudio a profundidad de aquellas herramientas que han prevalecido y que marcan como un acierto su aplicación en las producciones que han sido un éxito.
  3. No cometas el error de creer que un procesador llámese compresor, ecualizador, etc, por ser MUY BUENO y reconocido pueda funcionar igual para todo tipo de señales.

Teniendo esto en claro, voy a explicarles a lo largo de este post que es lo que deben de buscar al momento de realizar un proceso a sus audio-señales y comenzaremos con la compresión.

La compresión

Los compresores por definición son procesadores que nos permiten reducir el margen dinámico de una señal cuando esta se eleva por encima de un umbral determinado. Y como margen o rango dinámico nos referimos a la relación entre los pasajes más altos y más suaves del cuerpo de una audio señal.

¿Porque necesitamos comprimir?

Más allá de la labor básica que un buen compresor puede realizar, debemos de buscar a aquellos compresores que por su diseño y manera de manipular las audio señales:

  1. Integren a la mezcla a aquel instrumento que están comprimiendo
  2. Le den fuerza y agresividad (punch)
  3. le den homogeneidad para que no se pierda su entendimiento (solidez)

Muchos se detienen en “observar” el resultado gráfico que da un compresor, calificando como bueno a aquel que no se le escapa un transiente (pico) pero están cometiendo un grave error ya que los compresores son para lo mencionado en los tres puntos anteriores y los que se especializan a eliminar picos son los limitadores, que ya hablaremos de ellos más delante.

Habrán algunos compresores que integren y no den fuerza o agresividad pero si den solidez, otros que integren den mucho punch pero poca solidez y existirán otros que den las 3 propiedades, pero si te encuentras alguno que no de la primera propiedad que es el integrar, no te va a servir para una “mezcla”.

Bueno amigos, hoy llegaremos hasta aquí. En el siguiente post analizaremos excelentes compresores con sus funcionalidades, sus características de diseño, sus virtudes y carencias. Ya con esta información podrán discernir que compresor utilizar para brindar una impresión sonora exacta acorde al género musical que estés manejando. Hasta pronto.

Anuncios